Experto en Semiótica

Esta entrada dejó de ser un ejemplo de anuncio clasificado, para convertirse en una entrada de blog.

Quizás sea un buen momento para hablar de simbología adaptada a los diferentes entornos culturales o simplemente hacer referencia directa al contactismo extraterrestre que se relaciona con extraños logotipos que han sido descritos en numerosos avistamientos amplamente documentados en nuestra historia reciente.

Uno de los más conocidos es una famosa “H” algo retorcida con una inserción en el centro, fotografiada en la panza de un disco volador hace 40 años aproximadamente, atribuido a una supuesta civilización procedente de un planeta llamado Ummo.

El caso es célebre y uno de los más antiguos, de hecho si lo consideramos desde el contactismo directo, utilizando tecnología del momento (máquinas de escribir) e incluso algunas reuiniones presenciales, se podría decir que es pionero en su género.

Un tema aparte es la credibilidad que se le pueda dar al asunto, algo que no es objeto de debate en este artículo, tal vez en otro momento.

Desde el punto de vista de la propia semiótica —que convencionalmente definimos como la teoría que se ocupa de los signos, ciencia que se encarga de analizar la presencia de éstos en la sociedad—, lo que nos interesa es la procedencia y significado de ese signo que más allá de poder representar un simple fonema como en nuestros alfabetos, podría representar toda una idea, como ocurre en los idiomas orientales.

Aquí sí pasaremos de soslayo por el tema del fraude o no del caso. Pues muchos observadores han hecho comparaciones con símbolos de diferentes culturas y se observan aproximaciones bastante obvias.

En el alfabeto cirílico tenemos el signo Ж que convenientemente orientado podría parecer una fuente de inspiración en el caso de que alguien hubiera querido inventar semejante historia. O incluso este otro ⵥ que pertenece al alfabeto Tifinagh utilizado para lenguas bereberes.